viernes, 13 de junio de 2008

La retroalimentación


Consiste en brindar información, orientar, formular preguntas y valorar las tareas que realizan los alumnos, sus productos, sus desempeños. Tradicionalmente, la retroalimentación no formaba parte de la evaluación ya que el alumno sólo recibía una calificación que expresaba su aprobación o no, pero no se le informaba ni se le enseñaba acerca de la calidad de su aprendizaje. En este sentido la retroalimentación es una actividad fundamental para cumplir con los propósitos de una evaluación consciente como es la de mejorar y profundizar los procesos y resultados.

La retroalimentación la brindan tanto los docentes como los alumnos; en ocasiones es informal, espontánea y sucede cuando, por ejemplo, se conversa de un trabajo realizado. Otras veces es formal y planificada por el docente y en este caso.

La retroalimentación podrá ser individual o grupal; los modos de retroalimentar pueden ser variados si consideramos las diversidades en el alumnado, como los distintos tipos de inteligencias, los estilos de aprendizaje, los intereses interpersonales u otras características singulares, para lo cual habrá que particularizar las respuestas según los diferentes comentarios que vayan surgiendo, utilizando para ello distintas modalidades como argumentaciones coherentes.

Nuestro propósito principal al brindar retroalimentación a un alumno es promover la reflexión para que avance en sus logros y desarrolle sus habilidades para la autoevaluación.
Actividad


Como ejercicio en este apartado, te invitamos a realizar la actividad 1, segundo tema, la cual encontrarás en tu carpeta de recursos para el cuarto módulo.

También puedes bajar el documento, del vínculo localizado del lado derecho en el blog del curso: http://cursobasicoinclusion.blogspot.com/